“LOS CLUBES ESTÁN PRÁCTICAMENTE QUEBRADOS”

En una amplia nota publicada en UNO Santa Fe, el presidente de la Federación Santafesina de Vóleibol mostró su preocupación por la delicada situación que atraviesan los clubes santafesinos. Entre otras cosas, se refirió a la vuelta de las competencias deportivas, el resguardo de los derechos federativos y la aplicación de la Ley Micaela.

Las autoridades locales y provinciales determinaron el parate de las actividades deportivas y el cierre de las instituciones, a partir de los casos de contagios de COVID-19 que se produjeron en las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé. “Nosotros vamos a seguir siendo orgánicos y respetuosos de todas las normativas que el Ministerio de Salud emita. Hay que acatarlas porque es la mejor forma de cuidarnos. No hay dudas que la salud está en primer plano, y que el cuidado de las jugadoras y jugadores también es fundamental. Pero desde el punto de vista institucional, seguimos insistiendo que los clubes son el sector más afectado por la pandemia”, dijo Fabián Bochatay.

Además, expresó: “Entendemos que el comercio y la industria tienen un fin comercial, en cambio los clubes no. Son entidades sin fines de lucro, pero tienen los mismos costos que cualquier pyme. Así lo entendió el gobierno nacional, que le otorgó a los clubes que tenían empleados en blanco, el mismo tratamiento de aportes que les dio a las pymes. Igualmente, los clubes en su mayoría tienen un gran porcentaje de los empleados y colaboradores en una situación precaria, entonces eso afecta enormemente el ingreso y el financiamiento”.

Y agregó: “Los protocolos que pusimos en funcionamiento hace dos meses atrás ayudaron mucho a recuperar algo de la cuota del club. Pero en realidad los que volvieron son los jugadores federados de los diferentes deportes que tenía un club. No volvió todavía el socio ordinario, porque no puede hacer una actividad. Con las piletas de natación sí se pudo hacer, pero después el resto de las actividades no volvieron, entonces hoy están a un treinta por ciento del recupero de los clubes”.

“Si se hubiese mantenido la apertura, y este capítulo de ir agregando actividades, creo que los clubes empezaban a respirar. Pero las instituciones ya venían mal y esto las termina de liquidar. Nosotros decimos que hoy los clubes están prácticamente quebrados y con muy pocas posibilidades de recuperarse. Esta pandemia nos va a dejar clubes quebrados, que va a ser muy complicado levantarlos. Eso genera un dolor enorme porque ahí adentro hay familias, que son los empleados, entrenadores o como en nuestro caso el arbitraje que no pudo trabajar en todo el año. Tenemos cerca de 600 árbitros a nivel provincial, es un trabajo secundario, que muchos lo utilizan para incrementar sus ingresos familiares y no lo pudieron hacer. El tema son los entrenadores o los empleados que se quedaron en la ruina y no pudieron cobrar”, explicó la máxima autoridad de la FSV.

Más consideraciones

Sobre el cuadro de situación del aspecto deportivo, sostuvo: “A nivel federación provincial tomamos la determinación de dar por cerrado el calendario deportivo. Porque también tenemos que garantizarles a los clubes el derecho federativo de sus jugadores. Entonces lo que hicimos fue cerrar el libro de pases hasta el 28 de febrero. Eso permite conservar el derecho federativo de toda la grilla de jugadores que tienen los clubes. Con un nuevo año y un nuevo calendario, veremos en qué situación sanitaria nos encuentra y evaluaremos la apertura o si tendremos que mantener todo cerrado”.

“La verdad es que estamos destruidos, angustiados y no vemos la luz del final del camino. Creo que el comunicado que expresaron los clubes es muy claro, eso representa su espíritu. Insisto con los clubes, porque son la célula madre del deporte. El que no entiende el rol del club en esta sociedad deportiva, no entiende de deportes. El club se cae a pedazos por esta situación que lo afecta financieramente, vamos camino a no tener deportes. Y reconstruir ese tejido va a tardar años. Porque ahora pasaron tantos meses, que le pegaron en el corazón al club. El misil le pegó a la bodega”, indicó.

En relación a cómo se han manejado en virtud del último decreto gubernamental sobre la suspensión de actividades en Santa Fe y Santo Tomé, manifestó: “Se paró toda la actividad y los clubes se cerraron. Puntualmente los de Santa Fe y Santo Tomé. Las localidades de alrededores, como San Carlos, Esperanza, San Jerónimo Norte y Recreo, siguen su curso. Los entrenamientos eran grupos que generaban prácticas individuales. Teníamos grupos de hasta 12, para mayores de 12, lo cual permitía hacer una preparación física, y después le fuimos agregando pelota de manera individual sin contacto. Eso permitía que el chico esté en el club, dos o tres veces a la semana, y genere el ambiente de grupo que es fundamental, y así recuperar la cuota del club. Con eso los clubes comenzaron a respirar un poquito, seguían en terapia intensiva, pero es la mejor forma de comprender la situación”.

Recientemente se desarrolló una reunión de clubes con autoridades de la FeVA sobre el futuro de las ligas nacionales: “La provincia de Santa Fe tiene muchos clubes con presencia a nivel nacional. El que más venía jugando en Santa Fe era Villa Dora, en damas y caballeros y Libertad de San Jerónimo Norte, que jugó A1 hasta la última liga. Después tenés San Jorge, Rosario y Puerto San Martín. El tema es que la liga que se está armando en febrero va a ser atípica, porque los clubes están afectados tanto en plantel como económicamente, entonces no se puede exigir que jueguen los clasificados. Será una liga excepcional o extraordinaria, y se pasará lo regulado de los clasificados para la próxima competencia”.

Un pasó más que importante

La Federación Santafesina de Vóleibol conformó recientemente una mesa multisectorial de la mujer. La misma está conformada por representantes de diferentes ámbitos del vóley en todo el territorio provincial. Al respecto, contó: “Creo que hay mucho para trabajar en ese sentido, la equidad de género y sobre todo en los abusos. Están en todos lados, pero son flagelos que hay que abordar. Por eso la idea de incorporar la mesa multisectorial, que tiene como objetivo trabajar con un equipo de mujeres que incluya a todos los estamentos del vóley. Hay entrenadores, árbitros, jugadoras y dirigentes mujeres. Con eso se formó un grupo fantástico, que ya tiene los objetivos bien claros de qué hacer”.

“La primera actividad que se va a llevar a cabo, es el taller de la Ley Micaela, en la habilitación técnica de los entrenadores del año que viene. O sea que todos los entrenadores, para tener la habilitación anual, van a tener que hacer ese taller. Es una de las actividades que ya tiene programada la mesa directiva de mujeres”, finalizó Fabián Bochatay.

Fuente: www.unosantafe.com.ar

Share Now

Related Post